Par Biomagnético

La terapia del Par Biomagnético fue descubierta por el Dr. Isaac Goiz Durán en el año 1988.

Esta terapia ayuda al restablecimiento del equilibrio de nuestro organismo, para así volver a recuperar la salud.

El Par Biomagnético es un sistema que detecta y clasifica las alteraciones de ph del organismo. Una vez detectadas se reequilibran con los pares de imanes.

Funcionalidad de los imanes.

Estas alteraciones se inician en dos puntos relacionados, en uno de los cuales existe acidificación mientras en el otro se produce alcalinización. Colocando imanes de mediana intensidad en esos puntos se devuelve el ph a su cualidad original, con lo que los microorganismos pierden su zona de confort y por consiguiente su capacidad patógena.

bio magnetismo valencia

¿Cómo se aplica el par biomagnético?

Se colocan los imanes con las polaridades magnéticas correspondientes en los puntos localizados para así compensar el Ph y deshacer las condiciones internas que hacen favorables la unión de estos microorganismos.

¿Puede aplicarse en cualquier persona?

No se pueden poner los imanes bajo ninguna circunstancia a personas con marcapasos u otros dispositivos electrónicos, en mujeres embarazadas hay que tener sumo cuidado de no tocar donde se aloja el feto ni la zona genital y tampoco en casos de quimioterapia o radioterapia.

Fuera de estas excepciones, el Par Biomagnético es una técnica sin efectos secundarios y beneficiosa en todo tipo de alteraciones orgánicas. En la primera sesión ya se producen efectos y mejoras.

¿Qué resultados se obtienen en los problemas más comunes?

Funciona muy bien con temas digestivos de toda índole. También en catarros, anginas, problemas respiratorios, insomnio, diarrea, estreñimiento, dolores articulares, mareos, menstruaciones dolorosas, alergias, migrañas, agotamiento y poca energía, irritación del sistema nervioso, incluso para emociones como la rabia, también para la falta de memoria… es un buen ayudante a cualquier cosa, porque facilita mucho el camino hacia la salud mejorada.

No olvidemos que la enfermedad es el lenguaje que utiliza el cuerpo para decirnos que algo en nuestro ser está desequilibrado. Nuestro cuerpo es una máquina perfecta que responde a lo que pensamos, sentimos y expresamos.